SER UN CRISTIANO

TEXTO: Hechos 11:19-26

La iglesia en Antioquía

19 Ahora bien, los que habían sido esparcidos a causa de la persecución que hubo con motivo de Esteban, pasaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, no hablando a nadie la palabra, sino sólo a los judíos.

20 Pero había entre ellos unos varones de Chipre y de Cirene, los cuales, cuando entraron en Antioquía, hablaron también a los griegos, anunciando el evangelio del Señor Jesús.

21 Y la mano del Señor estaba con ellos, y gran número creyó y se convirtió al Señor.

22 Llegó la noticia de estas cosas a oídos de la iglesia que estaba en Jerusalén; y enviaron a Bernabé que fuese hasta Antioquía.

23 Este, cuando llegó, y vio la gracia de Dios, se regocijó, y exhortó a todos a que con propósito de corazón permaneciesen fieles al Señor.

24 Porque era varón bueno, y lleno del Espíritu Santo y de fe. Y una gran multitud fue agregada al Señor.

25 Después fue Bernabé a Tarso para buscar a Saulo; y hallándole, le trajo a Antioquía.

26 Y se congregaron allí todo un año con la iglesia, y enseñaron a mucha gente; y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía.


INTRODUCCION

Es muy curioso que en nuestros días si buscamos la palabra “cristiano” en

internet nos salen páginas y páginas que nos hablan de Cristiano Ronaldo.

En teoría nosotros vivimos en la sociedad occidental, que se denomina cristiana, e incluso la mayoría de la gente te dirá que es cristiana, y hasta alguno te dirá: -claro! no soy un animal, soy un cristiano!.

Los países orientales nos consideran cristianos a todos los que vivimos de este lado del planeta, y con razón, se escandalizan de las películas que les llegan de los supuestamente cristianos y de las prácticas liberales de nuestra sociedad.

Según estudios mas del 30% de la población mundial se considera cristiana, y el 75% de los europeos se consideran cristianos.


SER CRISTIANO

En la Biblia sólo se utiliza 3 veces la palabra “cristiano” del griego “christianós”

Entonces por qué es la palabra que más se utiliza en la actualidad para definir a los que supuestamente creen en Jesús?

Incluso el diccionario de la RAE define cristiano como:

1. adj. Perteneciente o relativo a la religión de Cristo.

2. adj. Que profesa la fe de Cristo. U. t. c. s.


ANALISIS DEL TEXTO:

EL EVANGELIO SE EXPANDE

Hasta ese momento, los apóstoles y demás creyentes en Jesús sólo compartían el Evangelio a los que eran judíos. No se les había ocurrido compartirlo a los gentiles que no creían en el Dios de Israel. Aun los creyentes que habían huido de Jerusalén debido a la persecución, hablaban de Jesús a donde iban, pero sólo lo hacían en las sinagogas y entre los judíos.

(Hechos 11:19)

19 Ahora bien, los que habían sido esparcidos a causa de la persecución que hubo con motivo de Esteban, pasaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, no hablando a nadie la palabra, sino sólo a los judíos.

Pero, poco a poco, algunos creyentes comenzaron a compartir su fe con cualquier persona, no sólo con los judíos. Estos creyentes eran judíos, pero vivían fuera de Jerusalén, y tal vez por eso eran más abiertos. Fue a ellos a quienes el Espíritu Santo usó para dar testimonio a los gentiles…

(Hechos 11:20)

20 Pero había entre ellos unos varones de Chipre y de Cirene, los cuales, cuando entraron en Antioquía, hablaron también a los griegos, anunciando el evangelio del Señor Jesús.

Aquí vemos que no sólo Pedro, como estudiamos en el capítulo anterior, tuvo la experiencia de compartir el Evangelio con los gentiles, sino también otros creyentes. No fue un “error de los expatriados” sino que fue un movimiento impulsado por el Espíritu Santo.

(Hechos 11:21)

21 Y la mano del Señor estaba con ellos, y gran número creyó y se convirtió al Señor.

No obstante, los apóstoles se habían inquietado por las noticias, y por ello enviaron a un líder para ver lo que estaba pasando en Antioquía.

(Hechos 11:22)

22 Llegó la noticia de estas cosas a oídos de la iglesia que estaba en Jerusalén; y enviaron a Bernabé que fuese hasta Antioquía.


BERNABÉ SUPERVISA

Fue muy buena idea de que los apóstoles en Jerusalén hubieran enviado a Bernabé, ya que él estaba más abierto a los cambios que la mayoría de los judíos. Él fue el que recibió a Pablo luego de su conversión, cuando todos lo rechazaban y huían de él (Hechos 9:26-27).

Aquí Lucas nos da la clave de por qué Bernabé era más abierto: porque estaba “lleno del Espíritu Santo y de fe”.

(Hechos 11:23-24)

23 Este, cuando llegó, y vio la gracia de Dios, se regocijó, y exhortó a todos a que con propósito de corazón permaneciesen fieles al Señor.

24 Porque era varón bueno, y lleno del Espíritu Santo y de fe. Y una gran multitud fue agregada al Señor.

Bernabé no se limitaba por las doctrinas y paradigmas, que hasta ese momento se consideraba que era lo que se debía hacer, sino que impulsado por el Espíritu Santo se dejaba guiar.

Además, tenía fe en Dios, y por ende no le era difícil creer que Dios pudiera hacer hasta lo imposible.

BERNABE BUSCA LA AYUDA DE PABLO

Estando en Antioquía, Bernabé pensó en Saulo, y lo útil que él podría ser en ese lugar para enseñar a los recién convertidos. Un creyente nuevo, lleno del primer amor, con una capacitación excelente en las Escrituras y la Ley judía y con conocimientos propios de la cultura griega por no haber nacido en Jerusalén, con una mentalidad abierta al obrar de Dios entre los gentiles. Por esa razón, fue a buscar a Saulo …

(Hechos 11:25-26)

25 Después fue Bernabé a Tarso para buscar a Saulo; y hallándole, le trajo a Antioquía.

26 Y se congregaron allí todo un año con la iglesia, y enseñaron a mucha gente; y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía.


SAULO Y BERNABE LE ENSEÑAN A LOS CONVERTIDOS NO JUDIOS

Los apóstoles enseñaban en las sinagogas y en las casas de los creyentes, la mayoría de los cuales eran judíos. Pero poco a poco también personas gentiles (no judíos) comenzaron a creer en el Dios de Israel y en Jesús el Mesías. Por lo que más adelante vemos en el capítulo 15 , que surgirá la duda si los gentiles creyentes debían “convertirse” en judíos, lo cual implicaba circuncidarse y guardar todas las tradiciones, llegándose luego a la conclusión por la inspiración del Espíritu Santo de que no era necesario.

Los gentiles creyentes no sabían nada del Dios de Israel ni de la Biblia, y eso fue lo que Saulo les llegó a enseñar en Antioquía. La visita de Bernabé y Saulo a esa ciudad no fue corta; ellos trabajaron allí con los nuevos creyentes durante todo un año.


CRISTIANOS, PALABRA USADA POR PRIMERA VEZ

Es interesante la nota que hace Lucas en el versículo 11:26, donde indica que fue en Antioquía donde a los creyentes en Jesús se les dió el nombre de “cristianos”, que significa: “seguidores de Cristo”.

Cristo es la traducción al griego de la palabra “Mesías”, que en hebreo es: Mashiaj, cuyo significado es: ungido.

Ese comentario de Lucas nos parece común hoy en día: que los creyentes eran llamados “cristianos”. Pero en aquel entonces no era común. Los primeros creyentes eran judíos, y no dejaron de llamarse así.

Lo único que los diferenciaba de los demás judíos, es que ellos eran judíos que creían que Jesús es el Mesías, y que los judíos tanto esperaban.

En cierta forma, los judíos creyentes eran considerados como una “nueva secta” del judaísmo, y no como una nueva religión.


EL CONCILIO DE NICEA (325 dC) SEPARACION DE JUDIOS Y CRISTIANOS

No fue sino hasta mucho después que los “cristianos” y los judíos se separaron, lo cual se hizo oficial en el Concilio de Nicea (325 dC), en especial con el credo que promovió el emperador Constantino, el cual debía ser confesado por los “cristianos romanos”:

Renuncio a todas las costumbres, ritos, legalismos, panes sin levadura, fiestas de corderos de los hebreos, sacrificios, oraciones, purificaciones, santificaciones y propiciaciones, himnos y cánticos, observaciones, sinagogas y las comidas y bebidas de los hebreos. En una sola palabra, renuncio absolutamente a todo lo judío, toda ley, rito y costumbre.

Acepto todas las costumbres, ritos, legalismos, fiestas romanas, sacrificios, oraciones, purificaciones con agua, santificaciones por el Pontífice Máximo (el sumo sacerdote de Roma), propiciaciones, fiestas del sábado nuevo [Sunday, día del sol], todos los nuevos cánticos, observaciones, y todas las comidas y bebidas de los romanos. En otras palabras, acepto absolutamente todo lo que es romano, toda ley nueva, rito y costumbre de Roma, y la nueva Religión Romana”. (Acta Sanctorum Martyrum, Orientalium at Occidentalium)


DISCIPULOS O CRISTIANOS

Dice Lucas: a los discípulos se los llamó cristianos.(v.26)

La palabra “discípulo” del griego “mathétés” se nombra 263 veces en los Evangelios y en el libro de los Hechos, en ningún otro libro se utiliza esta palabra.

Y no sólo se utiliza para referirse a los 12 apóstoles, sino para otros seguidores de Jesús, como por ejemplo el que donó el sepulcro donde colocaron el cuerpo de Jesús.

La palabra “cristiano” del griego “christianós” sólo se menciona 2 veces más además de en esta ocasión.

En los demás libros del Nuevo Testamento se utiliza la palabra “hermano” del griego “adelphos” (343 veces), “santos” del griego “hagios” (80 veces) y en menor medida “creyente” (19 veces) para referirse a los seguidores de Jesús.

Lucas nos esta diciendo que a los discipulos se los llamó cristianos, que a los seguidores de Cristo se los llamó “pequeños cristos”, “seguidores de Cristo” que es la idea a la que en realidad hace referencia el significado de esa palabra.


SEGUIDORES DE JESUS

Jesús tuvo discípulos (seguidores) cuando estuvo en la Tierra, a doce de ellos los nombró apóstoles, y a sus discípulos les encomendó que hicieran más discípulos.

Mateo 28:19

19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

No les mandó que la gente se afilie a una religión ni a una entidad, a que recluten simpatizantes, o establezcan una cultura de tradiciónes que se transmiten de generación en generación, ni que llenaran estadios con gente entusiasmada, ni que llenaran iglesias con gente, ni que se dediquen a entretener a las personas con cosas buenas, o que les enseñen a ser buenas personas...les mandó a hacer discípulos: SEGUIDORES DE EL

SOMOS SUS DISCIPULOS

Gracias a la fidelidad de estos primeros discípulos, nosotros ahora también somos discípulos de Cristo! Somos sus seguidores!

Como discípulos somos alumnos que aprenden de su maestro, somos seguidores que siguen sus mismos pasos para ser como nuestro maestro.

Jesús, como él mismo lo afirma, es nuestro maestro, y no sólo nuestro Maestro sino también nuestro Señor.

Juan 13:13

13 Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy.

Somos discípulos del Maestro, no de otras personas, por mas sabias o carismáticas que sean.

PERMANECER

Juan 8:31

31 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos;

Algunos habían creído en él, pero luego no permanecieron, sólo le habían seguido para obtener un beneficio material, pero no confiaban realmente en Jesús, no había una conversión, un cambio de mente, como el que pide Jesús.

Juan 6:66

66 Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él.

Muchos se acercan a la iglesia, esperando que Dios les sane de alguna enfermedad, les solucione sus problemas económicos, les entretengan con actividades, o cualquier otra motivación, que no es precisamente permanecer en su Palabra, entonces se decepcionan y abandonan al Señor, pero en realidad nunca hubo un compromiso real.

AMOR

Pero Jesús nos da una pista para saber quienes realmente son sus discípulos:

Juan 13:35

35 En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

El amor de Dios, que llena las vidas de aquellos que le han entregado su vida a Cristo, se refleja en el amor hacia los hermanos en Cristo!!!

Ser un discípulo es ser un alumno que quiere llegar a ser como su maestro, y tenemos un maestro que por amor renunció a todo por nosotros, eligió dejar su gloria en los cielos, para hacerse un hombre como nosotros, y recibir nuestro merecido castigo, para que sin hacer nada podamos reconciliarnos con Dios.

EJEMPLO

De todo lo que nos pide Cristo nos ha dado ejemplo, porque es nuestro maestro, y los discípulos aprendemos del ejemplo del maestro.

En primer lugar nos ama tanto que dió su vida por nosotros!

Compartía tiempo con los discípulos, oraba con ellos y por ellos, se preocupaba por las necesidades de las personas, se detenía a hablar con la gente, buscaba la oportunidad para compartir el evangelio, usaba lo cotidiano para explicar cosas profundas, no se dejaba deslumbrar por la posición social de las personas sino que le importaba mas la predisposición de sus corazones.

Jesús era cercano a todas las personas, hablaba con un rico y poderoso, asi como con un niño, o con personas buenas así como con un repudiado de la sociedad: con una mujer samaritana, una prostituta, un recaudador de impuestos o un mendigo cojo, leproso o ciego...

Jesús estudió las Escrituras y tenía una relación íntima de oración con el Padre, diaria y constante.

Jesús, no siguió los paradigmas y tradiciones de su época, impuestos por los hombres, sino que reveló la verdadera voluntad de Dios.

ESPEJO

Cuando Jesús nos dice id y haced discípulos, va mas allá de pedirnos que adoctrinemos personas, nos está proponiendo que un discípulo de Cristo es como un espejo, no tiene luz propia, pero refleja la luz que emana de Cristo, y si los demás son alumbrados por esa luz, van a ser motivados a hacer lo mismo.


CONCLUSION

Ser cristiano no es pertenecer a una religión o a una cultura.

Ser cristiano va mas allá de venir a la iglesia, orar y leer la Biblia.

Ser cristiano es ser discípulo.

Y ser discípulo es ser como nuestro Maestro, en todo!

Para ser discípulo el primer paso es comenzar a seguirle, y luego permanecer.

#Jesús #Discipulo #Cristiano #Amor #Espejo #Hecho #Apóstoles #EstudiosBíblicos



0 vistas

© 2023 by IGLESIA EVANGELICA DE LA CONCORDIA. Proudly created with Wix.com

IGLESIA EVANGÉLICA PALMA DE MALLORCA. Calle de la Concordia 34, Palma de Mallorca, Tel. 971 90 96 23, igl.concordia@gmail.com