top of page

Un perfume agradable

TEXTO: 2 Corintios 2:14-17 RV1960


14 Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento. 15 Porque para Dios somos grato olor de Cristo en los que se salvan, y en los que se pierden; 16 a estos ciertamente olor de muerte para muerte, y a aquellos olor de vida para vida. Y para estas cosas, ¿quién es suficiente? 17 Pues no somos como muchos, que medran falsificando la palabra de Dios, sino que con sinceridad, como de parte de Dios, y delante de Dios, hablamos en Cristo.


INTRODUCCION:


El perfume existe desde los principios de la creación, desde siempre se encuentra en la naturaleza: en las flores, las frutas, la madera, el mar, el bosque, incluso en insectos y animales; todo lo que nos rodea huele a algo.


El hombre desde la antigüedad supo extraerlo y combinarlo para utilizarlo como un bien preciado.


Hay ciertos perfumes que nos evocan emociones, sentimientos, pensamientos, ya sea consciente o inconscientemente, según el momento en el que los olemos y nuestras vivencias pasadas.


Hay infinidad de perfumes, pero en este pasaje, Pablo nos habla de un perfume con aroma de muerte o de vida, dependiendo de quien lo huela.


Agradecimiento


Como vemos, este párrafo de la carta de Pablo a la iglesia de Corinto comienza con un agradecimiento, al agradecer reconocemos que lo que se nos ha dado es un beneficio inmerecido, es un regalo no buscado, y en este caso este regalo viene de Dios, dado por Su gracia. v.14, Stgo.1:17


El Triunfo romano


Continúa los siguientes versículos, seguramente, según lo que teólogos e historiadores comentan, con la imagen de un “Triunfo” romano en mente. v.14-16


Un Triunfo era un desfile para celebrar la victoria de un general que ha realizado una gran conquista.


En este desfile por las calles de Roma decoradas con guirnaldas y banderas, ante grandes multitudes que aclamaban, marchaba una gran cantidad de participantes: las autoridades, los sacerdotes esparciendo incienso, músicos, los enemigos cautivos, el ejército, familiares y el conquistador con su corona, espléndidamente vestido sobre un carro tirado por caballos. (W.Barklay)


Podemos imaginarlo como un espectáculo único y grandioso.


El Triunfo de Cristo


Por lo que observamos, Pablo hace un paralelismo con este desfile, un acontecimiento conocido por todos en aquella época, y agradece que Dios nos lleva en el desfile victorioso de Cristo, presentando a Cristo como el Conquistador universal.


Victoria


Cuando Jesucristo, el Mesías anunciado por los profetas, derramó su sangre en la cruz, y resucitó, obtuvo la victoria, 1 Cor.15


  • sobre el pecado porque murió por nosotros en nuestro lugar y ya no somos condenados, 1Ped.3.18


  • y sobre la muerte porque al resucitar abrió el camino hacia nuestra resurrección.


El murió sin pecado, por lo que la condenación de la muerte que recaía sobre los seres humanos no le afectó.


La muerte no pudo retenerle, y por eso pudo volver a tomar la vida, siendo el primero en hacerlo, para luego dárnosla a nosotros. Hech.2:21-36, 1 Cor.15:23, Jn.10:17-18


El Evangelio


Jesucristo tuvo una gran victoria, una victoria muy superior a cualquier victoria humana, muy superior a cualquiera obtenida por algún general romano de la antigüedad, una victoria espiritual y eterna, y cual general romano, con mucho más gloria y honor de la cual hayan podido tener jamás ninguno de ellos, de forma figurada y espiritualmente hablando, Jesucristo desfila, como estos generales, victorioso por el mundo a través del Evangelio. Ap.5:12


El mensaje del Evangelio


El Evangelio es la proclamación de Su victoria: el que confía en la muerte y resurrección de Cristo y en su gracia salvadora, ya no está condenado, sino que pasa de muerte a vida espiritual. Ese es el mensaje del Evangelio. Jn.3:16, Jn.5:24


Nosotros desfilamos junto con El


Y así como una gran corte acompañaba al general victorioso, de manera espiritual nosotros le acompañamos en el desfile, disfrutando del aroma de Su victoria, como aquellos acompañantes romanos que sentían la fragancia del incienso y los perfumes que se esparcían en el aire al compás de la música y de la aclamación de los presentes. v.14


Somos como el olor del incienso


Y no sólo que disfrutamos del aroma de Su victoria, sino que nosotros mismos, aquellos que hemos confiado en el Evangelio, que creemos en Jesucristo como nuestro Salvador y Señor, somos como el olor del incienso que Cristo ofrece a Dios, así como los sacerdotes ofrecían el incienso a los dioses romanos y el olor lo sentían todos alrededor. v.15


El Evangelio por medio de nosotros se esparce en Su desfile victorioso, y como ese aroma agradable que se siente por todas partes, El da a conocer Su mensaje.


Ese aroma llega a todos.


Todos pueden oler el aroma de este incienso, porque se esparce por todas partes. v.16

 

Olor de vida


  • Para los que se salvan es un olor fragante y agradable que da vida.


Como la fragancia que sentían los romanos que acompañaban al general en su victoria cuando disfrutaban del agradable olor del incienso que esparcían los sacerdotes a sus dioses, y marchaban contentos por la victoria obtenida.


Olor de muerte


  • Pero para otros, los que se pierden, es un aroma mortal, porque el que rechaza el Evangelio no sale de condenación a vida, sino que le espera la separación eterna de Dios, que es la muerte. Jn.3:17-18


Como el aroma que olían los prisioneros derrotados condenados a muerte que acompañaban la marcha victoriosa de sus enemigos, el olor del incienso sólo les presagiaba su muerte, para ellos ciertamente sería un perfume desagradable.


Atención


Pero atención, es muy importante que tengamos presente lo que aprendemos de este pasaje, y es que:


  • El Conquistador, el Victorioso, es Jesucristo.


  • El desfile, el Triunfo, es por El. No por nosotros.


  • El sacerdote que esparce el incienso es Jesucristo.


  • Nosotros somos el olor del incienso que esparce el perfume del Evangelio.


  • Lo que se esparce y llega a todas partes, es el Evangelio, no las historias, ni las costumbres, ni las anécdotas, ni las enseñanzas de cualquiera.



¿Está tu vida reflejando un agradable aroma de salvación a tu alrededor?


Recordemos el contexto en el que Pablo escribe esto, es curioso que la iglesia de Corinto no era un prototipo que seguir en cuanto a santidad se refiere, si lo vemos desde la perspectiva humana: había divisiones, orgullo, pecados morales y sexuales, egoísmo, y por último unos versículos antes de este párrafo, vemos que alguien había ofendido gravemente a Pablo, aunque sabemos que luego se arrepintió y Pablo le perdonó. Ver 1Cor. y 2Cor.


¡Y aun así Pablo los llama santos!!!! 1Cor.1:1


¿Estaban ellos esparciendo la fragancia del incienso de Cristo?


Incluidos los hermanos de la iglesia de Corinto, todos estamos en un proceso de transformación y santificación, 2Cor.3:18, que comienza cuando le entregamos nuestra vida a Cristo y viene el Espíritu Santo a nosotros para darnos poder para predicar su Palabra, Hec.1:8, enseñarnos, consolarnos, aconsejarnos, guiarnos, capacitarnos, etc. Jn.14:26 y 15:26


Pablo incluso reconoce en su propia persona sus luchas, Rom.7, él se dirigía a la meta, no que ya la había alcanzado, Filip.3:12, estaba corriendo la carrera, Heb.12:1, estaba marchando en el desfile.


El perfume se esparce a pesar de nosotros.


A pesar de que estamos en ese proceso de transformación y los cambios se van produciendo a medida que crecemos en el conocimiento de Cristo, como cualquier relación que se va acrecentando y profundizando a medida que pasamos tiempo con esa persona, el Evangelio se esparce, como ese aroma que todo lo llena, a pesar de nosotros, a pesar de nuestros errores y vaivenes, y tenemos la prueba de que más de 2000 años después, Cristo sigue desfilando victorioso por el mundo, esparciendo el aroma del Evangelio por todas partes a través de nosotros, su Iglesia, compuesta por todos aquellos que han confiado en El como su Señor y Salvador. Col.1:18-23


Eres perfume ofrecido a Dios


Recuerda que eres perfume del incienso ofrecido por Cristo, olor fragante para que otros puedan conocerle. Ef.5:1-2


¿Y si no me siento así?


-No me siento perfume, no me siento desfilando con Cristo, mas vale me siento una mofeta-…


Una cosa son los sentimientos y otra cosa es nuestra identidad en Cristo, ésta no se basa en nuestros sentimientos sino en lo que Cristo declara sobre nosotros a través de Su Palabra. Jn.15:12-17


¿Cómo ser perfume?


  • En primer lugar, recibe a Cristo como tu Señor y Salvador, por ti mismo es imposible lograrlo, solo podemos ser perfume única y exclusivamente por su gracia. Jn.15:5


  • En segundo lugar, vive como lo que eres, un hijo de Dios. Ef.4:1


Cuida tu mente, tu corazón, alimenta tu espíritu, cultiva tu relación con Cristo, pasa tiempo con El, si hay algo que te separa de El entrégaselo, búscale y confía en El, no te quedes estancado, confiesa y avanza, sigue adelante participando por Su gracia en este desfile victorioso, adorando y alabando al que tuvo la victoria, aún en momentos de adversidad, solo porque El es digno y no por cualquier otra razón. Col.1:10, 1 Jn.1:9


¿Quién es suficiente?


Como dice Pablo: ¿quién está capacitado para ser ese perfume?, ¿quién es suficiente para esparcir el Evangelio? v.16


Según podemos observar en sus cartas, Pablo era muy criticado, e incluso hasta despreciado, por muchos que se decían creyentes, y varias veces tuvo que defender su ministerio, y aquí también tiene que aclarar que su obra no se basa en obtener ganancias económicas, ni en palabrería, sino que está hecha con sinceridad, y con humildad declara su capacidad, pero no por su propio mérito, sino por un lado, por su unión con Cristo y, por otro lado, porque ha sido enviado a hacerlo. v.17


¿Tú te sientes capacitado?


Aquí Pablo al hablar en plural, no sólo se refiere a él mismo, sino que incluye a los creyentes, a los corintios y a nosotros, para indicarnos como deberíamos proceder según la forma de actuar de él.


No hace falta que te sientas capacitado.


Si sinceramente compartes lo que Dios ha hecho en tu vida por tu unión con Cristo, sin buscar otra cosa que obedecer al que nos ha enviado, si tu vida refleja lo que dicen tus palabras, con eso es suficiente para ser perfume en el desfile victorioso de Cristo.


Ese perfume será de salvación para los que creen, pero de perdición para los que rechazan el Evangelio.


CONCLUSION:


Jesucristo está espiritualmente desfilando por el mundo, glorioso, proclamando su victoria por el Evangelio a través de nosotros.


¿Qué olor tiene el Evangelio para ti?


¿Es un perfume agradable, que te llena de paz y esperanza en el día en el que estés para siempre con Cristo, y tú lo esparces por donde quiera que vayas?


¿Es un olor que te resulta desagradable, porque te incomoda, porque inquieta tu espíritu, te produce dolor, remordimiento, miedo, angustia?


Hay una buena noticia, ese es el significado literal de Evangelio:


La diferencia con los prisioneros del desfile romano es que ellos no se podían librar de su condenación, pero si tú te vuelves a Cristo y le entregas tu vida, podrás disfrutar del aroma de Su victoria, porque por su inmensa gracia dejas de estar condenado para pasar a tener vida eterna.


¡Recíbele hoy en tu vida!






6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

LIBRE!!!

Comments


bottom of page