top of page

CUERPO


TEXTO:1 Corintios 6:12-20 Reina-Valera 1960


12 Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna.

13 Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; pero tanto al uno como a las otras destruirá Dios. Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo.

14 Y Dios, que levantó al Señor, también a nosotros nos levantará con su poder.

15 ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré, pues, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? De ningún modo.

16 ¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne.

17 Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él.

18 Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca.

19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?

20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.


INTRODUCCION:


Seguimos hoy leyendo esta carta, que dirigió Pablo a los creyentes que vivían en Corinto.


Sabemos por lo que dice Pablo en esta misma carta, que antes de esta había habido otras, o por lo menos una, hacia Pablo y de Pablo hacia ellos. 1 Cor.5:9 y 7:1


Cuando la leemos nos parece que Pablo va saltando de un tema a otro, pero evidentemente son temas que se comentaron en las cartas anteriores, las cuales hasta ahora no se han encontrado, por lo que no conocemos su contenido, pero sí vemos como Pablo va tratando cada uno de los aspectos expuestos en ellas, uno tras otro, e incluso en algunos capítulos amplia un tema tratado en otro anterior.


Luego de hablar de las divisiones en la iglesia, del juzgar a los hermanos, de algunos pecados en la iglesia, y algunos otros temas, en el capítulo 6 comienza hablando de los litigios entre hermanos, y de repente el v.12, irrumpe con el tema de la libertad, de la comida y de la sexualidad.


Como diciendo: hablando del tema legal, por cierto…


Todo nos está permitido


1 Corintios 6:12


12 Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna.


Pablo constantemente proclamaba la libertad que tenemos en Cristo, 1 Cor.12;13, ya que la Ley judía pertenecía al Antiguo Pacto, y ahora en Cristo tenemos un Nuevo Pacto con Dios, la salvación es gratuita, por gracia y para todos a través de Jesucristo. Mt.26:28


Pero algunos tomaban esa libertad como pretexto para hacer lo malo. 1 Pedro 2:16


No hay Ley que nos prohíba esto o aquello, porque ya no estamos sometidos a la Ley, como lo estaban los israelitas en el Antiguo Testamento, sino que estamos bajo la gracia de Cristo, pero no por eso vamos a pecar deliberadamente amparándonos en esa premisa. Rom.6:15


Libres pero esclavos


Cuando somos libres del pecado somos esclavos de Cristo, y cuando estamos libres de Cristo somos esclavos del pecado. Rom.6:16


La gente cree que hace lo que le apetece, pero en realidad constantemente está sucumbiendo a sus deseos irrefrenables que los llevan a hacer todas las cosas. Son esclavos de sus deseos y de su concupiscencia (apetito desordenado de placeres). Tito 3:3


Lo legal y lo ilegal


Muchos dicen: esto no es ilegal, según las leyes humanas, por lo tanto, lo puedo hacer y no estoy pecando porque estoy obedeciendo las leyes, pero el aborto es legal, el matrimonio homosexual es legal, la eutanasia es legal, en algunos países las drogas son legales, pero no por eso quiere decir que nosotros tengamos que practicar esos actos. “No todo nos conviene”.


También pueden decir: esto sí es ilegal, por lo tanto, no lo voy a hacer, aunque se contradiga con la voluntad de Dios. En muchos países es ilegal ser cristiano, o que las mujeres estudien, o ayudar a un refugiado de otro país…sin embargo los creyentes de esos lugares no respetan esas leyes para obedecer a Dios, y aun así agradan a Dios. Hechos 5:29


Comida y fornicación


Luego que dice esto Pablo continúa con el tema de la comida y de la prostitución,


13 Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; pero tanto al uno como a las otras destruirá Dios. Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo.


Esto parece no tener conexión con lo que venía hablando, pero si examinamos un poco la historia en esa época en Grecia, y especialmente en Corinto, podemos comprender un poco mejor este hilo conversacional.


El templo de Afrodita


En Grecia había templos dedicados a sus dioses.


En la ciudad de Corinto se elevaba la Acrópolis sobre una colina, en la que se encontraba el templo de la diosa Afrodita.


Las sacerdotisas practicaban la prostitución como un culto a la “diosa del amor” y bajaban a las calles de la ciudad cada tarde para cumplir con su “ministerio”.


Esta era una costumbre muy arraigada entre el pueblo, y muchos de los que se convertían al cristianismo, al principio continuaban con esta práctica.


Cuerpo y alma separados entre sí


Los griegos consideraban que el cuerpo y el alma estaban completamente separados, el cuerpo, según ellos es un estuche que contiene el alma, el cuerpo es impuro y no importa lo que hagamos con él, y el alma es la parte espiritual, la cual es pura y debemos cuidarla.


Por eso pensaban, si el cuerpo pide comida, le damos comida, si el cuerpo pide sexo le damos sexo, comer y tener sexo son necesidades del cuerpo, y no afectan al espíritu. v.13


Alimentos ofrecidos como sacrificios


En los cultos paganos se ofrecían frutas a la diosa que se comían después, porque se pensaba que tenían poderes afrodisíacos, y animales, que luego su carne se vendía en carnicerías, o se hacían banquetes donde la gente participaba de la carne asada de los sacrificios.




Algunos creyentes consideraban que no era correcto comer de esta carne, pero para otros les tenía sin cuidado porque los ídolos y dioses a los cuales se la ofrecían no existían así que era lo mismo que nada. Por eso Pablo en el capítulo 8 desarrolla este tema.


En cuanto a la comida, la Ley de los judíos no permitía comer ciertos animales, y a los nuevos creyentes no judíos sí se les permitía, por ejemplo, nosotros somos creyentes y disfrutamos del jamón, si se aplicara la Ley judía no podríamos ni probarlo.


Somos cuerpo y espíritu


Pablo nos explica que, para Dios, no hay una separación entre cuerpo y espíritu, somos una unidad, y debemos cuidar tanto uno como el otro. v.20


Para esto les habla de 4 aspectos sobre el tema:


1) La resurrección de Cristo y del arrebatamiento.


14 Y Dios, que levantó al Señor, también a nosotros nos levantará con su poder.


Pablo estaba esperando un arrebatamiento inminente, y por eso les está diciendo que Jesús ascendió al cielo con su cuerpo, glorificado, transformado, 1 Cor.15:40, y de la misma manera nosotros los creyentes también seremos arrebatados con El, el día en que Cristo vuelva. 1Tes.4:13-18


Nuestros cuerpos serán transformados, pero no desechados, para ir al encuentro de Cristo en el aire.


2) El cuerpo de Cristo


15 ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré, pues, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? De ningún modo.

16 ¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne.

17 Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él.

18 Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca.


La Iglesia, que está formada por todos los creyentes en Jesucristo, es el cuerpo de Cristo, y Cristo es la cabeza, y el Espíritu Santo habita en el cuerpo de Cristo. Este tema lo desarrolla Pablo en el capítulo 12


Por lo tanto, si cada uno de nosotros somos miembros de su cuerpo, cuando un miembro peca deliberadamente está haciendo que el cuerpo del Señor peque, y esto es verdaderamente terrible!.


Pablo les está diciendo que no pueden entregar el cuerpo de Cristo para la fornicación y la idolatría, participando en los cultos paganos que se acostumbraban realizar en Corinto.


Pero nosotros también podemos sacar la enseñanza de que la fornicación (tema desarrollado en el cap.anterior) y el sexo con prostitutas, es un pecado con alcance espiritual y un pecado cometido contra el cuerpo de Cristo.


3) Templo del Espíritu Santo


19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?


Cuando vimos el capítulo 3 ya analizamos este concepto, de que los creyentes somos el Templo en el que habita Dios, tal es la importancia de nuestros cuerpos, por lo cual cuidarlo es agradar a Dios.


4) Fuimos comprados


20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.


No somos dueños de nuestra persona, nuestros cuerpos y nuestro espíritu, fueron adquiridos por Dios a través de Jesucristo, ya no nos pertenecemos a nosotros mismos, no podemos hacer lo que queramos porque no nos pertenecemos a nosotros mismos, nuestro cuerpo y nuestro espíritu le pertenecen a Dios. Ap.5:9


CONCLUSION:


Somos libres, porque conocemos la Verdad, que es una persona, Jesucristo. Jn.8:32


No tenemos una Ley, como en el Antiguo Testamento, que nos dice no hagan esto, no coman aquello, Rom.7:6, como se dice: “la religión no me lo permite”, pero sí tenemos un dueño al que agradar, que es Dios mismo, ya nuestro cuerpo y nuestro espíritu no nos pertenece.

Podemos hacer de todo, pero no todo nos conviene, y curiosamente lo que no nos conviene es lo que a Dios no le agrada, porque en definitiva es lo que nos perjudica a nosotros mismos y a nuestra relación con El, y El quiere lo mejor para nosotros. Jer.29:11


¿Cómo está tu vida hoy mismo?


¿Estás glorificando a Dios en tu cuerpo y en tu espíritu?


Tal vez digas: no estoy practicando idolatría, no estoy practicando la fornicación…pero ¿cómo estás cuidando tu cuerpo?


La responsabilidad de cuidarlo es nuestra, no del Señor, pero el cuerpo le pertenece a El.


Asimismo como la responsabilidad de alimentar nuestro espíritu!!!!





25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

AGAPE

Comments


bottom of page