top of page

EDIFICACION

TEXTO:


1 Corintios 14:1-19 RV1960


1Seguid el amor; y procurad los dones espirituales, pero sobre todo que profeticéis. 2 Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios. 3 Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación. 4 El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica; pero el que profetiza, edifica a la iglesia. 5 Así que, quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas, pero más que profetizaseis; porque mayor es el que profetiza que el que habla en lenguas, a no ser que las interprete para que la iglesia reciba edificación.

6 Ahora pues, hermanos, si yo voy a vosotros hablando en lenguas, ¿qué os aprovechará, si no os hablare con revelación, o con ciencia, o con profecía, o con doctrina? 7 Ciertamente las cosas inanimadas que producen sonidos, como la flauta o la cítara, si no dieren distinción de voces, ¿cómo se sabrá lo que se toca con la flauta o con la cítara? 8 Y si la trompeta diere sonido incierto, ¿quién se preparará para la batalla? 9 Así también vosotros, si por la lengua no diereis palabra bien comprensible, ¿cómo se entenderá lo que decís? Porque hablaréis al aire. 10 Tantas clases de idiomas hay, seguramente, en el mundo, y ninguno de ellos carece de significado. 11 Pero si yo ignoro el valor de las palabras, seré como extranjero para el que habla, y el que habla será como extranjero para mí. 12 Así también vosotros; pues que anheláis dones espirituales, procurad abundar en ellos para edificación de la iglesia.

13 Por lo cual, el que habla en lengua extraña, pida en oración poder interpretarla. 14 Porque si yo oro en lengua desconocida, mi espíritu ora, pero mi entendimiento queda sin fruto. 15 ¿Qué, pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento. 16 Porque si bendices solo con el espíritu, el que ocupa lugar de simple oyente, ¿cómo dirá el Amén a tu acción de gracias? pues no sabe lo que has dicho. 17 Porque tú, a la verdad, bien das gracias; pero el otro no es edificado. 18 Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros; 19 pero en la iglesia prefiero hablar cinco palabras con mi entendimiento, para enseñar también a otros, que diez mil palabras en lengua desconocida.


INTRODUCCION:


Este capítulo comienza diciendo “seguid el amor” haciendo una conexión con el tema del capítulo anterior, llamado “el capítulo del amor”, y luego, al leer el resto de este capítulo, a priori, podemos encontrar que el tema es demasiado sobrenatural para nuestra época. v.1


Dice que procuremos, (la idea de la palabra griega es desear, querer tenerlos, como alguien que está envidioso o celoso, con un interés extremado), los espirituales, así es como los llama Pablo, aunque se traduce como dones espirituales. v.1


En este capítulo Pablo habla de manifestaciones de Dios a través de dones espirituales que son muy extraños y poco frecuentes actualmente.


No voy a entrar en el tema de si son vigentes o no. No quiero limitar el poder de Dios, porque El hace lo que quiere, cuando quiere y como quiere, y el tema de la vigencia es de interpretación variada según distintos autores, y según la experiencia vivida por cada uno.


Por eso me limitaré a compartir estrictamente lo que dice el capítulo.


Pablo le escribe a los Corintios


Recordemos que Pablo le está escribiendo una carta a una iglesia de los primeros tiempos del cristianismo, lo que se suele llamar la iglesia primitiva, cuando aún no había una recopilación de escritos a la cual llamamos Biblia, y a personas que además estaban inmersos en una cultura y un momento histórico diferente al de nuestros días.


Por lo tanto, vamos a analizar cada uno de estos dones nombrados en este capítulo:


  • El Don de lenguas


[El primer acontecimiento de hablar en lenguas se produjo en el día de Pentecostés; lo encontramos en el libro de los Hechos 2:1 al 4. Los apóstoles salieron y compartieron el evangelio con las multitudes, hablándoles en su propia lengua, "¡Les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios!" (Hechos 2:11).


La palabra griega traducida "lenguas", literalmente significa "idiomas".


Por tanto, el don de lenguas es hablar en un idioma que una persona no conoce, a fin de ministrar a alguien que habla ese idioma.


En 1ª Corintios capítulos 12 al 14, donde Pablo habla de dones milagrosos, comenta,


"Ahora pues, hermanos, si yo voy a vosotros hablando en lenguas, ¿qué os aprovechará, si no os hablase con revelación, o con ciencia, o con profecía, o con doctrina?" (1ª Corintios 14:6).


De acuerdo con el apóstol Pablo, y de acuerdo con las lenguas descritas en Hechos, hablar en lenguas es valioso para aquel que escucha el mensaje de Dios en su propio idioma, pero es inútil para todos los demás, a menos que sea interpretado / traducido.] 


  • Don de profecía


[El don espiritual de profecía aparece entre los dones del Espíritu en 1 Corintios 12:10 y Romanos 12:6.


La palabra griega traducida para "profetizar" o "profecía" en ambos pasajes correctamente significa "anunciar o declarar" la voluntad divina, a fin de interpretar los propósitos de Dios, o dar a conocer de alguna manera la verdad de Dios, la cual está diseñada para influenciar a las personas.


Muchas personas malinterpretan el don de la profecía pensando que es la habilidad para predecir el futuro. Si bien, el saber algo acerca del futuro puede a veces ser un aspecto del don de la profecía, éste era ante todo un don de proclamación ("anunciar"), no de la predicción ("predecir").Un pastor o predicador que declara la Biblia, puede ser considerado un "profeta" en cuanto a que está anunciando el consejo de Dios.


Con la terminación del canon del Nuevo Testamento, el concepto de profecía cambió de declarar nueva revelación a declarar la revelación completa que Dios ya ha dado.


Judas 3 habla de "la fe que ha sido una vez dada a los santos" (énfasis añadido). En otras palabras, la fe a la que nos aferramos ya ha sido resuelta para siempre, y no necesita la adición o el perfeccionamiento que viene de revelaciones extra-bíblicas.

Además observe la transición de profeta a maestro en 2 Pedro 2:1: "Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros" (énfasis añadido). Pedro indica que en la época del Antiguo Testamento había profetas, mientras que la Iglesia va a tener maestros.


El don espiritual de la profecía, en el sentido de recibir nuevas revelaciones de Dios para proclamarlas a otros, cesó con la finalización de la Biblia.

 

Durante el tiempo en que la profecía fue un don de revelación, se usó para la edificación, exhortación, y el consuelo de los hombres (1 Corintios 14:3). El don moderno de la profecía, que es realmente más afín a la enseñanza, todavía declara la verdad de Dios. Lo que ha cambiado es que hoy en día la verdad de Dios ya ha sido plenamente revelada en su Palabra, mientras que en la iglesia primitiva, todavía no había sido revelada completamente.Los cristianos deben ser muy cautelosos con aquellos que afirman tener un "nuevo" mensaje de parte de Dios. Una cosa es decir, "anoche tuve un sueño interesante ", y otra cosa muy diferente es decir "anoche Dios me dio un sueño y debes obedecerlo".


Ninguna declaración del hombre debe ser considerada igual o superior a la Palabra escrita de Dios. Debemos aferrarnos a la Palabra que Dios ya ha dado y comprometernos a sola scriptura – solo a la Escrituras.]


Los peligros de las malas interpretaciones de estos dones:


  • Lenguas

El don de lenguas era muy apreciado en aquella época en Corinto y también actualmente en algunas denominaciones en la que se enfatiza este don, porque es una manifestación sobrenatural muy llamativa.


El peligro es que la persona que lo posee, o en algunos casos cree poseerlo, puede caer en orgullo espiritual, ya que puede creerse mejor y más espiritual que los demás hermanos, por otra parte, el mismo deseo de poseerlo puede producir en algunos, sugestión y una especie de autohipnotismo, que puede inducir a un hablar en lenguas falso. Incluso algunas religiones paganas tienen esta costumbre de hablar en lenguas en sus cultos, inducidos por trances y éxtasis psicológicos.


  • Profecía


Por su lado el don de profecía también es llamativo, porque por lo general se lo asocia, como hemos dicho antes, con la idea de predecir el futuro, una necesidad de cubrir esta ansia de saber que va a pasar o de querer que alguien nos diga que hacer, en lugar de confiar en los cuidados y la provisión de Dios claramente manifestado por El en Sus promesas, por lo que esto ha hecho mucho daño, ya que se presta para la manipulación de las personas.


En la Ley el adivinar o evocar espíritus de muertos está condenado con la muerte. Lev.20:27 por lo tanto el don de profecía no consiste en adivinar el futuro, el sentido bíblico de la profecía es proclamar la voluntad y el mensaje de Dios ya revelado en Su Palabra.


Cualquiera que se considere profeta no se contradecirá con lo escrito en la Biblia, ni agregará, ni quitará nada a lo que ya está escrito, porque sino es un falso profeta. 1Jn.4:1


A quien va dirigido cada don:


  • Lenguas


Se dirige directamente a Dios, y edifica a la persona que lo tiene. v.2 y 4


Sólo cuando hay interpretación puede edificar a otros. v.5


  • Profecía


Se dirige a las personas, para edificarlos, animarlos y consolarlos. v.3 y 4


Edificación


El título puesto a este capítulo, por la versión RV1960 es “El hablar en lenguas”, pero considero que es más acertado el de la versión La Palabra (España): “Los dones del Espíritu y el provecho de la comunidad”


Aunque en la superficie del contenido de este capítulo resalta el tema del don de lenguas, y también el de profecía, en realidad en la profundidad lo que destaca es la edificación de la iglesia, dejando de lado el egoísmo.


La primera carta a los Corintios es el libro del Nuevo Testamento en el que más veces se repiten las palabras relacionadas con el tema de la edificación, un total de 11 veces para ser exactos, y en este capítulo se nombra 6 veces, de ahí podemos apreciar claramente que Pablo en realidad quiere recalcar y resaltar que en realidad lo más importante es que seamos edificados como iglesia.


En el capítulo 3 Pablo dice que somos un edificio de Dios, y habla de nuestra responsabilidad en la edificación y sobreedificación.


En el capítulo 8 nos especifica que el amor edifica.


En el capítulo 10 afirma que todo nos es lícito, pero no todo edifica.


Y en este capítulo constantemente está animándonos a que todo sea para la edificación de la iglesia!!!!


Por eso plantea que el don de profecía es mejor, aunque aparentemente es menos espectacular, es el más útil!!!!


Es maravilloso poder comunicar el mensaje de Dios a los demás, para que puedan conocer la voluntad de Dios, y puedan experimentar la esperanza de Sus promesas.


El mensaje de Dios tiene poder para cambiar vidas. 1Cor.1:18


El mensaje de Dios nos edifica y nos hace crecer. v. 3-5, 12, 14, 26


Dos principios:


  • No egoísmo


Pablo enfatiza que no busquemos nuestro propio beneficio y sólo nuestra propia edificación, siguiendo nuestros deseos egoístas, sino que procuremos los mejores dones, que son aquellos que edifican a todos, en especial el que más edifica, que es la profecía, en el sentido bíblico de poder comunicar el mensaje y la voluntad de Dios a través de Su Palabra, que es la Biblia.


Muchos estudian y enseñan la Biblia sin tener el don de profecía, lo que ha hecho caer en error doctrinal a muchos, incluso algunos son teólogos y doctorados universitarios en teología, que hasta han escrito libros y enseñan en grandes centros de estudio y universidades importantes, y otros han sido fundadores de movimientos y sectas en los que el mensaje ha sido distorsionado, porque profetizan, o predican, un mensaje sin la guía del Espíritu de Dios.

 

  • Entendible


Por otra parte nuestro mensaje tiene que ser entendido por todos, de que vale una predicación en chino en nuestra congregación si no hay nadie que hable ese idioma, Dios es un Dios lógico, y si quiere que otros le conozcan, o que crezcamos por su Palabra, no nos va a dirigir su mensaje en palabras que no conocemos, la sencillez es la base de lo más importante, y así Dios dirige sus palabras a nuestros corazones, por eso Jesús ponía ejemplos cotidianos para la gente de su época cuando les hablaba y les enseñaba.


CONCLUSION:


Dios quiere que hagamos todo para la edificación de Su Iglesia, los cuales somos nosotros, los que hemos confiado en Jesucristo como nuestro Salvador.

¿Estás colaborando en la edificación de la Iglesia?


¿O sólo estás preocupado en alimentarte y en darte satisfacción a ti mismo?


¡Ven hoy a Jesucristo con humildad y mansedumbre, y ofrécele tu vida para que El te use para edificar a Su Iglesia!!!!!








24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page