Un solo Cristo, un solo Salvador para todos


TEXTO: 1 Corintios 1 RV1960


1 Pablo, llamado a ser apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y el hermano Sóstenes,

2 a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro:

3 Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

Acción de gracias por dones espirituales

4 Gracias doy a mi Dios siempre por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús;

5 porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia;

6 así como el testimonio acerca de Cristo ha sido confirmado en vosotros,

7 de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo;

8 el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo.

9 Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor.

¿Está dividido Cristo?

10 Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.

11 Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas.

12 Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo.

13 ¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo?

14 Doy gracias a Dios de que a ninguno de vosotros he bautizado, sino a Crispo y a Gayo,

15 para que ninguno diga que fuisteis bautizados en mi nombre.

16 También bauticé a la familia de Estéfanas; de los demás, no sé si he bautizado a algún otro.

17 Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio; no con sabiduría de palabras, para que no se haga vana la cruz de Cristo.

Cristo, poder y sabiduría de Dios

18 Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.

19 Pues está escrito:

Destruiré la sabiduría de los sabios, Y desecharé el entendimiento de los entendidos.

20 ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo?

21 Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.

22 Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría;

23 pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura;

24 mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios.

25 Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.

26 Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles;

27 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte;

28 y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es,

29 a fin de que nadie se jacte en su presencia.

30 Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención;

31 para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.


INTRODUCCION:


Para los que tienen menos de 30 años, les quiero contar que antes escribíamos cartas y se las enviábamos a las personas que vivían en otros lugares.


Y cuando esas personas recibían la carta, nos escribían otra para contestarnos.


Antiguamente se escribían en papiros, luego en papel, algunos continuaron con el email, y actualmente nos enviamos saludos por whatsApp


Las cartas de Pablo


En este caso estamos leyendo una carta, que fue escrita hace unos 2.000 años.


La carta estaba dirigida a gente que vivía en una ciudad que se llamaba Corinto, en Grecia.


Específicamente a los creyentes de la Iglesia que está en Corinto, v.2, y está escrita por el apóstol Pablo, v.1. como el mismo autor lo pone claramente al inicio de la carta.


El formato de las distintas cartas que escribió Pablo, es igual a la de todas las cartas de la época, no eran un tratado o un libro, eran cartas en las que se comunicaba concretamente con gente a la que les quería decir algo específico, pero nosotros las estudiamos porque hay información y enseñanzas que podemos aplicar para nosotros, incluso en nuestros días.


La Biblia misma nos dice que no hay nada nuevo bajo el sol, Ecl.1:9, los seres humanos somos iguales hoy a hace 2000 años!


Una importante aclaración


En el comienzo de su carta Pablo pone una aclaración, que es muy importante, y cuando continuemos leyéndola vamos a comprender por qué comienza así.


1) Autoridad: Primero deja claro de donde proviene su autoridad, es apóstol por la voluntad de Dios, él no hizo nada para ganárselo, no es por sus obras, sino que fue llamado por que Dios lo quiso así. v.1


2) Iglesia: En segundo lugar, expresa que la Iglesia es de Dios, y que es mucho más amplia que el grupo que se reúne en un lugar determinado, está integrada por los creyentes de todas partes, que también han sido llamados por Dios para formar parte de Su pueblo, no por obras ni por méritos propios, sino también por Su voluntad.


Una afirmación que trasciende el lugar y el tiempo, porque todos los que hemos creído en el Evangelio, los que hemos confiado en Jesucristo como nuestro Salvador, pasamos a formar parte de la Iglesia de Cristo, no importa el lugar en el mundo donde se encuentre la persona, y los que creerán en el futuro también.


3) Jesucristo: También observamos que desde el v.1 hasta el v.9 en casi cada versículo se nombra a Jesucristo, dándole la preeminencia y la importancia, ante todo.


4) Posición: Hace referencia a la posición en Cristo de los receptores de esta carta:


4.1) Santificados: están apartados por y para Dios por medio de Jesucristo, junto con todos los que invocan el Nombre del Señor en cualquier otra parte. v.2


4.2) Gracia: recibida por medio de Cristo. v.4


4.3) Confirmación: de la presencia de Cristo en medio de ellos. v.6


4.4) Comunión: con el Señor Jesucristo. v.9


Divisiones


Y esta aclaración inicial es muy importante, como decíamos, porque en la Iglesia de Corinto había divisiones. v.10


Era necesario primero dejar claro quienes eran en Cristo para poder continuar con la carta.


Y estas divisiones estaban ocasionadas principalmente por la corta visión que tenían los creyentes de Corinto.


Si todos eran creyentes, habían confiado en el mismo Cristo, y por lo tanto eran hermanos en Cristo, estas divisiones eran inaceptables, se estaban equivocando, y Pablo les estaba haciendo ver ese error.


Había bandos que se creían dueños de la verdad y que ocasionaban partidismos dentro de la Iglesia, algo contrario al deseo de Jesús de que sus discípulos sean de un mismo sentir, Jn.17:11


Por eso Pablo los insta, llamándoles hermanos, para hacerles recordar que todos pertenecen al mismo Padre, y que han sido salvados por el mismo Cristo, y haciendo uso de la autoridad dada por Dios, a cambiar, suplicándoles con amor que tengan una misma mentalidad y actitud en común. v.10, porque si estamos unidos a Jesucristo, a su vez también estamos unidos entre nosotros los creyentes, v.9


Cuatro partidos


Pablo identifica cuatro partidos dentro de la Iglesia de Corinto:


Los que se decían seguidores de Pablo, los de Apolos, los de Pedro y los de Cristo.


Aunque ninguna de las grandes figuras de la Iglesia (Pablo, Apolos, Pedro) a los que decían seguir, jamás promovieron ser seguidos, ni Cristo dio opción de seguir a otros maestros aparte de El mismo.


¿Qué representaba cada postura?


* Pablo:

Seguramente los que pretendían estar de parte de Pablo, serían básicamente gentiles convertidos, que usaban la libertad proclamada por Pablo para el libertinaje.


* Apolos:

En Hechos 18:24 se nos dice que Apolos era un judío de Alejandría, elocuente y versado en las Escrituras.

Alejandría era un centro de actividad intelectual. Los que se denominaban seguidores de Apolos, serían los intelectuales, volcados a la filosofía y a la interpretación alegórica de las Escrituras que estaba en auge en esa época. Comenzaban a transformar el Evangelio en una filosofía.


* Pedro:

Los que decían seguir a Pedro, serían los judaizantes, que querían seguir con las tradiciones y la Ley, menospreciando la gracia y la evangelización de los gentiles.


* Cristo:

¡Estos eran los peores! Llenos de orgullo espiritual, actuaban como si Cristo les perteneciera solamente a ellos, sumidos en la religiosidad y la intolerancia, se desmarcaban de los demás, sin entender que Cristo murió por todos y que es por su gracia que somos salvos, no por las obras, y que si esos hermanos equivocados en su doctrina habían creído en Cristo debían ser enseñados en amor, como lo estaba haciendo Pablo, y no separarles como si ellos no hubieran confiado en Cristo para su salvación.


La cruz


Pablo les aclara que el que fue crucificado fue Jesucristo, y en Su Nombre somos bautizados, él, así como Apolos y Pedro, sólo tienen la misión de predicar el Evangelio, ni murieron por nosotros, ni somos bautizados en nombre de ninguno de ellos para pertenecer a ellos.


La muerte en la cruz de Cristo es el único medio por el cual fuimos comprados para El, 1 Cor.6:20, por eso le pertenecemos sólo a El.


El mensaje cristiano


En el Libro de los Hechos, encontramos cuatro grandes sermones, (cap.2,3,4 y 10) y en todos vemos la misma estructura del mensaje cristiano, se presenta un resumen de la vida, muerte y resurrección de Jesús y se afirma que todo esto es el cumplimiento de las Escrituras, llamando a los oyentes a su conversión.


Una locura y una tontería


Pero tanto para los judíos como para los griegos la cruz es incomprensible, es una locura!


Incluso en la actualidad, las personas piensan que estamos locos en creer en algo así, ya que el pensamiento griego y romano, de carácter humanista está enraizado fuertemente en la sociedad.


Poder para salvar


18 Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.


Los que hemos confiado en Jesucristo, hemos comprobado el poder transformador de Dios en nuestras vidas, pero la manifestación de Su Poder increíblemente grandioso es el hecho que, de una manera sobrenatural, Dios nos ha rescatado de la muerte a la vida, nos sacó de la oscuridad para pasarnos a su luz admirable, sin que nosotros tengamos que hacer nada, somos salvos sólo por su poder!!! 1 Pedro 2:9


La cruz y los judíos


Para los judíos que el Mesías muera en una cruz, es un escándalo!, porque claramente dice la Biblia en Deut.21:23 que el que es colgado de un madero es maldito, y para ellos que el Hijo de Dios muera de esta forma es inaceptable, y es uno de los argumentos que sostienen hasta el día de hoy; a pesar de lo escrito en Isaías 53, sobre el Mesías sufriente, porque no entienden que por nosotros Jesucristo llevó nuestra maldición en la cruz, a pesar de que El nunca pecó.


Además, los judíos esperaban grandes señales y prodigios, v.22, y Jesús, cuando se entregó, fue llevado como una oveja a trasquilar Hch.8:32, no desplegó en ese momento grandes muestras de poder como ellos estaban esperando, sino que por lo contrario fue colgado voluntariamente en una cruz, una barrera infranqueable para creer en Jesús como el Mesías.


Muchas personas hoy en día también buscan grandes señales, y prodigios milagrosos como condicionante para creer, pero Dios ha elegido la predicación del Evangelio para que sea proclamada Su salvación.v.21


Los griegos y la cruz


Para los griegos, la cruz es una locura, porque no podían aceptar que Dios se encarnara y se hiciera hombre y sufriera, lo puro no podía hacerse impuro, para ellos Dios es algo superior y el hombre algo inferior y es imposible que Dios se rebaje a prestarle atención a simples seres humanos.

Para los filósofos griegos Dios no tiene sentimientos, porque esos sentimientos lo condicionarían, y no hay nada superior a Dios, y si esos sentimientos le condicionan serían superiores a El, por eso para ellos es imposible creer en un Dios de amor que da su vida para rescatar a su creación ingrata y pecadora.


Sus ideas de Dios se basaban en sus propios pensamientos y razonamientos, en lo que ellos llaman: la sabiduría. v.22.


Como es, y que puede hacer Dios, dependía de lo que pensaban los filósofos, algo no tan diferente a la actualidad, la gente se crea una imagen a la carta de Dios y cuando no coincide con su filosofía, no quiere creer en el Dios verdadero revelado a los hombres a través de Su Palabra.


Por eso Pablo les argumenta con un texto de Isaías 29:14


19 Pues está escrito:

Destruiré la sabiduría de los sabios,

Y desecharé el entendimiento de los entendidos.


Los filósofos pueden pensar muchas cosas, incluso los filósofos de internet en nuestros días pueden argumentar con muchos pensamientos e ideas, pero el único que dice la verdad, porque es la verdad, es Dios mismo, y nos la ha revelado a través de Jesucristo, que es Dios mismo manifestado en la tierra para que podamos conocerle en persona.


Cuando estos sabios y filósofos se encuentren cara a cara con Jesucristo ya no habrá vuelta atrás, sus pensamientos y teorías no les servirán de nada, sin embargo, aquellos que hayan depositado su fe en Jesucristo, serán salvos por su gracia.


La verdadera sabiduría


No importa si eres listo, inteligente, influencer, o eres simple, lo que importa es que le entregues tu vida a Cristo y que confíes en El, en eso consiste la verdadera sabiduría, en el temor de Jehová. Prv.1:7

Estamos en Cristo por la voluntad de Dios


Las palabras finales del capítulo son las de Jeremías 9:23-24


23 Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas.

24 Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová.

Sólo por la voluntad de Dios es que nosotros estamos en Cristo Jesús, y El es para nosotros: sabiduría, justificación, santificación y redención.v.30


Sabiduría: El es el camino, la verdad y la vida, no hay otra forma de venir al Padre. Jn.14:6


Justificación: Romanos 3:24 …somos justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.


Santificación: 1 Pedro 1:2 …elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo…

El Padre nos santifica a través del Espíritu Santo, por la obra de Jesucristo que nos limpia de todo pecado. Solo a través de Jesucristo tenemos verdadera consagración.

Redención: Efesios 1:7 …en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia…

Redimir, es dejar libre de una carga a alguien, liberarlo de una deuda, de una obligación, de la esclavitud.

Jesús a través de su muerte en la cruz nos ha dado la liberación de la condenación de estar apartados de Dios para siempre.


Gloriarse


Por esta razón no nos podemos gloriar en nosotros mismos, presumir de que nosotros mismos podemos lograr algo de esto, ni a través de los conocimientos, ni de la razón, ni de la sabiduría, ni de las riquezas, ni por ningún otro camino que no sea la obra de Dios a través de Jesucristo, sólo nos queda reconocer que El es quien lo ha hecho todo para que podamos tener una relación con El, y para que estemos en Su voluntad.


Gloriarse en este contexto implica un reconocimiento en humildad de la necesidad de Dios, y agradecimiento infinito por Su obra en nosotros!!!


CONCLUSION:


Hay un solo Jesucristo que murió por todos, sólo podemos pertenecerle a El, porque El es el que ha muerto en la cruz en nuestro lugar, y todos los que hemos puesto nuestra confianza en El somos rescatados y formamos una gran familia en la que estamos hermanados por un solo Padre.


Por lo tanto, solo nos queda reconocer humildemente que por nosotros mismos no podemos lograr nada, y que no somos mejores que nadie.


Ya le has entregado tu vida a Cristo?


No hay ningún otro en el que podamos estar, sólo en El.


#Jesús #Biblia #Cristo #cartas #1Corintios #estudiosbíblicos






4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo