top of page

Lo realmente importante


TEXTO:


1 Corintios 15:1-11 RV1960


1 Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; 2 por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano.

3 Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; 5 y que apareció a Cefas, y después a los doce. 6 Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. 7 Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; 8 y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí. 9 Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios. 10 Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo. 11 Porque o sea yo o sean ellos, así predicamos, y así habéis creído.



INTRODUCCION:


Hace casi 4 décadas, un joven adolescente de 15 años, después de leer un corto librito llamado: “La historia mas maravillosa del mundo”, en la que se exponía claramente el Evangelio, se arrodillaba en su cuarto al lado de su cama y le decía a Jesús, -te entrego mi vida-


A partir de ahí comenzó un proceso de transformación y enseñanza que perdura hasta el día de hoy, y que seguirá hasta el encuentro definitivo con Cristo.


Ese niño ahora es un hombre, ese niño soy yo.


Le agradezco cada día de mi vida haberle conocido, porque Su guía y Su amor me han sostenido hasta hoy, y sé que me seguirá sosteniendo hasta el fin.


Lo realmente importante


La Biblia nos enseña muchas cosas, pero el Evangelio es el mensaje principal.


Tanto así que la Biblia dice que si alguien predica un evangelio diferente sea maldito, (anatema) Gal.8:1-9


El Evangelio cambia vidas, porque cuando comprendemos la gracia de Dios, es cuando Su gracia nos transforma, como dice Pablo en el v.10


Por eso, Pablo, casi al final de su carta, después de tratar varios temas, les dice a los corintios que quiere declararles, recordarles, hacerles notorio, darles a conocer, (que es todo lo que implica la palabra utilizada en el original griego: gnórizó), el Evangelio. v.1


En este capítulo, Pablo planta una bandera, hace un stop, para que no se olviden de lo realmente importante.


Les estuvo reprendiendo, animando, enseñando, exhortando, etc. a lo largo de la carta, y a veces nos entretenemos en estas cosas, y nos parece que tenemos que tener una determinada conducta o hacer, incluso creer, determinadas cosas para alcanzar la salvación.


Para que los Corintios, y nosotros, no caigamos en ese error, Pablo hace hincapié, en este capítulo, en el Evangelio.


El Evangelio


¿Qué es el Evangelio?


¿Es una religión?


¿Es una rama del cristianismo?


¿Es un tipo de enseñanza?


El Evangelio, según la etimología de la palabra, es una buena noticia; y esa buena noticia es que Dios ha solucionado el problema de nuestra separación eterna de El, por causa del pecado. Col.1:13


Ahora hay un Camino que nos lleva al Padre y que permite que nos reconciliemos con El, y es Jesucristo. Jn.14:6


En que consiste


Según lo que escribe Pablo desde el v.3 al v.8, el Evangelio consiste en 6 puntos:


  • Cristo murió por nuestros pecados, v.3

  • Fue sepultado, v.4

  • Resucitó, v.4

  • Todo se cumplió según las Escrituras, v.3 y 4

  • Se apareció a muchos testigos, v.5 al 8

  • Debemos recibir el Evangelio, v.1 y 3



  • Cristo murió por nuestros pecados, v.3


Esta expresión es conocida por casi todos, especialmente en nuestro mundo occidental.


Hay crucifijos con Cristo crucificado colgando de la cruz, por todas partes, casi todo el mundo ya sabe que Cristo murió.


Se dice: Cristo murió por los pecados de la humanidad. Jn.1:29


Esta afirmación es cierta, y bíblica, pero no se hace una realidad para cada uno de nosotros hasta que no entendemos que Cristo murió por mis pecados.


En esa cruz estaba pagando el precio del castigo que yo personalmente me merezco.


¡Antes de yo nacer, ya Cristo me estaba salvando, yo no puedo hacer nada para salvarme, pero Su muerte en la cruz me salva, el precio ya está pagado!!!! Rom.5:8


Esto es lo que entendí a los 15 años.


Cristo a muerto por tus pecados, yo no los conozco, y tal vez tu conoces solo algunos, porque a medida que te acercas a la luz de Cristo, te vas dando cuenta que hay cosas que aun ni tu sabías en las que estabas errando, pecados ocultos que Cristo te va revelando para que tu confieses y renuncies a ellos, porque El sí los conoce a todos. Jn.12:46


Cristo es la imagen visible del Dios invisible, que se hizo carne, para identificarse con nosotros, pero sin pecado, y así, morir en nuestro lugar, Dios mismo a través de Su Hijo Unigénito pagó el precio de nuestros pecados, nosotros ya no tenemos que pagar nada. Col.1:15-23


Algunos filósofos y sectas, ponen en duda la muerte física de Cristo, dicen que no murió, que parecía haber muerto, que tuvo una especie de catalepsia, y que por eso los discípulos interpretaron que había resucitado, que incluso los discípulos le curaron las heridas y le ayudaron a recuperar fuerzas hasta que se presentó en público.


Pero hay un hecho que desmiente esta afirmación y por eso Pablo la nombra aquí, fue sepultado.


  • Fue sepultado, v.4


Jesucristo fue sepultado en una tumba, que consistía en una cueva, tapada con una gran piedra, sellada por el ejército romano, y custodiada por soldados romanos. Mt.27:62-66


Además, en la cruz fue atravesado por una lanza, se desangró completamente en la cruz, esto nos asegura que no hay posibilidad de supervivencia. Jn.19:34


Los discípulos eran personas sencillas del pueblo, no eran guerreros, dispuestos a arriesgar sus vidas para sacar a Jesús de una tumba custodiada por soldados romanos, de hecho, estaban escondidos, esperando, atemorizados, sin saber que hacer. Jn.20:19


Es imposible que ellos sacaran a Jesús del sepulcro, para ayudarle a recuperarse de una catalepsia.

  

Esa tumba se abrió y Jesús salió, pero no porque lo sacaran sus discípulos medio muerto, sino porque El resucitó.



  • Resucitó, v4


Como dijimos casi todo el mundo ha visto un crucifijo, y sabe que Cristo murió, pero no todos saben o reconocen que Cristo resucitó.

El cuerpo muerto de Jesús volvió a la vida, Mt. 28.1-10; Mr. 16.1-8; Lc. 24.1-12


Se podían ver las marcas de la cruz, la marca de la lanza que lo traspasó, Jn.20:27, pero con un cuerpo transformado, todos los átomos de su cuerpo se configuraron de distinta manera para conformar un cuerpo glorificado con el que ascendió al cielo y con el que volverá a buscarnos el día del Juicio Final, y los que estén vivos en ese momento serán transformados, y los que estén muertos resucitarán, con un cuerpo glorificado para recibir a Cristo en las nubes. 1Cor.15:12-57


Algunos judíos no creían en la resurrección de los muertos, y la filosofía griega (la que predominaba en Corinto) tiene varias teorías, una es la aniquilación después de la muerte, otra es la persistencia del alma, pero la destrucción del cuerpo, aunque el alma pierde su individualidad y pasa a formar parte de la deidad. Otras filosofías orientales nos hablan de reencarnación, de transformación en energía, etc.


Pero Pablo dedica todo este capítulo a enseñar, confirmar, aclarar, y explicar, que en los cristianos la resurrección es un hecho muy importante, que Cristo resucitó y que nosotros también resucitaremos juntamente con El.


  • Todo se cumplió según las Escrituras, v.3 y 4


Pablo cita que tanto la muerte, sepultura y resurrección de Cristo se cumplió según las Escrituras.


Es muy importante que lo que decimos siempre esté basado y apoyado en la Biblia. Jn.5:39


En este caso las Escrituras a las que se refiere Pablo, consiste en lo que llamamos el Antiguo Testamento.


Desde Génesis hasta Malaquías, se perfila y se anuncia la obra salvadora de Dios a través del Mesías, todo el Antiguo Testamento es un anuncio de lo que Jesucristo haría para salvarnos de la condenación eterna, cada paso que dio en este mundo estaba profetizado y anunciado. Por ejemplo, ver Is.53


En nuestros días, tenemos lo anunciado antes de que llegue el Mesías, en el Antiguo Testamento y a partir del Nuevo Testamento, lo que sucedió cuando estuvo en este mundo cumpliendo con todo lo anunciado, y a través de las enseñanzas de los apóstoles conocemos lo que Dios quiere para nuestras vidas y lo que sucederá en el futuro, todo por escrito, ya no nos hace falta nada más.


Por eso es muy importante el estudio de la Biblia, porque en ella tenemos todo lo que Dios nos quiere comunicar, y en ella tenemos claramente expuesto el Evangelio puro, sin agregados ni filosofías humanas. 2Tim.3:16



  • Se apareció a muchos testigos, v.5 al 8


Para algunas personas el relato de la muerte, sepultura y resurrección de Cristo, les suena como una leyenda, como un cuento para niños, se creen muy intelectuales y no quieren creer. 1Cor.1:23


Pablo nos presenta una larga lista de testigos presenciales, algunos vivían entre estos cristianos de Corinto o eran conocidos por ellos en la época en la que se escribió la carta.


Los testigos directos dan credibilidad a una historia.


En nuestros días no tenemos ningún testigo directo, pero tenemos los escritos de los testigos directos y presenciales, que han perdurado hasta nuestros días en la Biblia. 1Jn.1:1-3


Cita a Cefas (Pedro) y a Jacobo (Santiago), dos apóstoles con un gran grado de preponderancia en la iglesia de Jerusalén y respetados por todos los creyentes de esa época, cita a los demás apóstoles, porque todos habían sido testigos de estas cosas, cita a una multitud de personas que también fueron testigos, y por último se pone a él mismo como testigo, el cual estaba escribiendo la carta, que ha llegado hasta nosotros hoy mismo y podemos confiar en este testimonio porque es fidedigno y comprobada su autenticidad histórica. v.5-8


  • Debemos recibir el Evangelio, v.1 y 3


Aquí nos dice Pablo que los corintios recibieron el evangelio, v.1, pero también aclara que él mismo también lo recibió primeramente, v.3 para luego compartírselo a ellos, v.1 al 3


Desde Cristo hasta nuestros días el Evangelio fue recibido por los creyentes a través de la predicación, y nosotros mismos hemos creído porque alguien nos lo ha compartido.


No hay que inventar nada, no hay que crear un sistema, simplemente lo que hemos recibido debemos compartirlo, como lo hicieron los primeros cristianos, v.11, por lo tanto, para que el Evangelio se extienda y muchos puedan recibirlo es nuestra responsabilidad compartirlo. Rom.10:14


¿Que compartimos?


Que Cristo murió por nuestros pecados y resucitó, y que si recibimos esto dejamos de estar condenados a estar separados de Dios para siempre.


Romanos 10:8-10


8 Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: 9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.



CONCLUSION:


Jesucristo murió por tus pecados, resucitó y volverá.


Todo esto lo conocemos a través de la Biblia.


¿Has recibido a Cristo?


¿Crees que El murió por ti?


¿Crees que El está vivo hoy?


¿Le has entregado tu vida?


Todo está hecho por El, solo tienes que confiar en El.




13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page