¿INJUSTICIA JUSTA O JUSTICIA INJUSTA?


TEXTO: Juan 18:28-40 (RVR1960)


Jesús ante Pilato

(Mt. 27.1-2,11-31; Mr. 15.1-20; Lc. 23.1-5,13-25)

28 Llevaron a Jesús de casa de Caifás al pretorio. Era de mañana, y ellos no entraron en el pretorio para no contaminarse, y así poder comer la pascua.

29 Entonces salió Pilato a ellos, y les dijo: ¿Qué acusación traéis contra este hombre?

30 Respondieron y le dijeron: Si éste no fuera malhechor, no te lo habríamos entregado.

31 Entonces les dijo Pilato: Tomadle vosotros, y juzgadle según vuestra ley. Y los judíos le dijeron: A nosotros no nos está permitido dar muerte a nadie;

32 para que se cumpliese la palabra que Jesús había dicho, dando a entender de qué muerte iba a morir.

33 Entonces Pilato volvió a entrar en el pretorio, y llamó a Jesús y le dijo: ¿Eres tú el Rey de los judíos?

34 Jesús le respondió: ¿Dices tú esto por ti mismo, o te lo han dicho otros de mí?

35 Pilato le respondió: ¿Soy yo acaso judío? Tu nación, y los principales sacerdotes, te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?

36 Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí.

37 Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.

38 Le dijo Pilato: ¿Qué es la verdad?

Y cuando hubo dicho esto, salió otra vez a los judíos, y les dijo: Yo no hallo en él ningún delito.

39 Pero vosotros tenéis la costumbre de que os suelte uno en la pascua. ¿Queréis, pues, que os suelte al Rey de los judíos?

40 Entonces todos dieron voces de nuevo, diciendo: No a éste, sino a Barrabás. Y Barrabás era ladrón.


INTRODUCCION:

Creo que a todos se nos pone mal cuerpo cuando sabemos de una injusticia, o vemos que se trata injustamente a alguien.


Cuando nos enteramos de casos de corrupción judicial en las noticias, cuando vemos una película o una serie en la que el protagonista es condenado injustamente, sufrimos y nos sentimos indignados.


Hoy leemos en este pasaje un caso que nos hará pensar si hay una injusticia justa o una justicia injusta.


Ultimas horas de Jesús


Después de la última Cena, Jn.13 y de la larga charla que tuvo Jesús con sus discípulos, Jn.14-17, Jesús es arrestado. Jn.18:12


Pena de muerte


Las autoridades judías después de un juicio irregular, incluso con vicios que no se correspondían con sus propias leyes, Mt.26:59, condenan a Jesús a la pena de muerte, pero como estaban bajo el control de las leyes romanas, ellos mismos no tenían autoridad para ejercer tal condena.


Básicamente, lo condenan a muerte, según ellos, por blasfemia, ya que Jesús claramente les dice que El es Dios. Mt.26:65


Según la Ley judía era lo que correspondía en un caso de blasfemia.


Levítico 24:16

16 Y el que blasfemare el nombre de Jehová, ha de ser muerto; toda la congregación lo apedreará; así el extranjero como el natural, si blasfemare el Nombre, que muera.


Al igual que pasa en la actualidad, un grupo religioso, étnico o cultural no puede condenar a muerte a alguien, en esa época existía la pena de muerte a nivel legal, así como existe aún hoy en día en algunos países, pero el que aplica la pena y la ejecuta es el Poder Judicial de dicho país.


Para condenar a muerte a alguien tiene que cometer un delito que esté contemplado en las leyes como merecedor de esa pena capital.


Los judíos aplicaban la pena de muerte por apedreamiento. Aunque ellos legalmente no podían aplicarla, a veces la llevaban a cabo a manera de linchamiento, como lo hicieron en el caso de Esteban. Hech.7:59


Los romanos aplicaban la pena de muerte por crucifixión.


Pero tanto los profetas del Antiguo Testamento (ej. Isaías 53, Salmo 22, Num.21, etc.), como el mismo Jesús, Mt.20:19, profetizaron que el Mesías (el Cristo) moriría en una cruz, no por apedreamiento. v.32


En el caso de Jesús, y tal como lo declara la autoridad romana, Pilato, El no había cometido ningún delito que según las leyes romanas sea punible con la pena de muerte. v.38


Un interrogatorio con tres preguntas principales:


Pilato interroga a Jesús, ya que según le han dicho los judíos es un malhechor, v.30, y un alborotador, Lc.23:5


1) Primera pregunta, v.33: ¿Eres tú el Rey de los judíos?

Dice Lucas 23:2 que cuando los judíos entregaron a Jesús, le dijeron a Pilato que El decía que era un rey.


Lucas 23:2

2 Y comenzaron a acusarle, diciendo: A éste hemos hallado que pervierte a la nación, y que prohibe dar tributo a César, diciendo que él mismo es el Cristo, un rey.


En esos tiempos había revoluciones en Jerusalén en contra del Imperio Romano, algunos querían la libertad política de Israel, y se los consideraba subversivos, por lo tanto, que Jesús se estuviera proclamando como rey y como el Mesías de los judíos, podría ser una amenaza para el dominio político de Roma, y podría llegar a crear disturbios para establecer su reino.


Pilato como político, seguramente tuvo esa idea en mente cuando empezó a interrogar a Jesús.


Por eso cuando le pregunta si es el Rey de los judíos, va implícito si es el Mesías, el Cristo, que venía a liberar a los judíos, porque es lo que los judíos le dijeron que decía de sí mismo Jesús. Lc.23:2


Pilato querría asegurarse de que Jesús no era un alborotador sedicioso contra Roma, aunque desde un principio ya se había percatado de que se trataba de un tema religioso mayoritariamente, y por eso les decía a los judíos que lo juzguen ellos mismos, v.31.


Respuesta de Jesús


La respuesta de Jesús, va hacia la conciencia de Pilato, ¿lo preguntas porque te interesa a ti o porque lo dicen los demás? v.34


Para Pilato esto era un tema de la religión judía, y no le interesaba mucho realmente.


2) Segunda pregunta, v.35, ¿Qué has hecho?


Pilato quería saber que hizo Jesús para que las autoridades judías quisieran condenarlo a muerte!! me imagino que su mente estaría llena de dudas: ¿será que las autoridades judías ven amenazado su poder y autoridad? ¿será que tiene intención de imponer su reino por la fuerza? ¿será que quiere liberar a Israel del sometimiento romano? ¿será este un agitador político, un guerrillero? ¿cuál es el crimen que cometió este hombre?


Respuesta de Jesús


Entonces Jesús hace la aclaración:


36 Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí.


Como Jesús sigue hablando de Su Reino, Pilatos insiste, “¿pero eres Rey entonces, o no?” v.37


Jesús le confirma que El es Rey, para eso nació y le dice cuál es el propósito de su venida a este mundo: dar testimonio de la verdad, v.37


Jesús mismo nos reveló que El es la Verdad, Jn.14:6, la verdad es una persona, nadie jamás se atrevió a afirmar esto de sí mismo, ni Buda, ni Confucio, ni Mahoma, ni Sócrates…ni nadie jamás podrá hacerlo.


3) Tercera pregunta, v.38, ¿Qué es la verdad?

Para Pilato la verdad sólo es una palabra subjetiva debatida por los filósofos de la época.


Aún hoy en día se habla mucho de la verdad, y se la relativiza a extremos en lo que todo es verdad o nada es verdad, y que ésta depende de cada persona, y de cada punto de vista.


Pilato, hace la pregunta, pero es una pregunta retórica, no se queda a esperar una respuesta, se marcha enseguida, en realidad más que una búsqueda, que un interés por saber algo, es una expresión de desesperanza, pero llena de orgullo y soberbia, supongo que para él ese hombre débil, atado y golpeado que estaba frente suyo era un pobre hombre, tal vez un poco loco, pero aún así tenía claro que no había cometido ningún crimen digno de la pena capital. v.38


Pilato intenta librarle


Por lo tanto, intenta librarle, porque sabe que allí se estaba cometiendo un acto de injusticia e ilegal, aunque por temas políticos quiere quedar bien con las autoridades judías, Mrc.15:15, entonces hace una propuesta, les dá a elegir entre dos opciones, liberar a Jesús que era inocente de todo cargo o a otro preso condenado a muerte, seguramente pensando que por lógica no dejarían libre a un culpable para matar a un inocente. v.39-40


¿Jesús o Barrabás?


Mateo 27:17

17 Reunidos, pues, ellos, les dijo Pilato: ¿A quién queréis que os suelte: a Barrabás, o a Jesús, llamado el Cristo?


En manuscritos griegos anteriores al siglo III provenientes de Cesarea, del Sinaí y Siria, así como en algunos manuscritos usados por Orígenes (teólogo primitivo), se le llama en Mateo 27:17 “Iesous ho Barabbas”, es decir Jesús Bar Abba o Jesús, hijo del padre. (Evans, Craig A. (2012). Matthew (New Cambridge Bible Commentary). Cambridge University Press. p. 453.)


¿Jesús o Jesús?


En realidad, debían elegir entre dos Jesús, un nombre común en aquellas épocas, al igual que en nuestros días, ¡quien no conoce a algún Jesús!!


Jesús terrenal


Uno era Jesús Barrabás, que era un ladrón, v.40, famoso, Mt.27:16, y que participó en sedición y asesinato Mr.15:7 y Lc.23:19

Este Jesús intentaba cambiar la situación política y económica a través de la fuerza y la violencia.


Jesús el Cristo


El otro era Jesús, llamado el Cristo, el Mesías, con una misión en este mundo, dar testimonio de la Verdad. v.36 porque El mismo es la Verdad.

Un Mesías que debía sufrir y morir por nuestros pecados y salvarnos de estar separados eternamente de Dios.


La gente aparentemente eligió al Jesús equivocado


Y la gente eligió a Barrabás, eligieron liberar al merecedor del castigo, y condenar al inocente. v.40


INJUSTICIA JUSTA O JUSTICIA INJUSTA

A priori, esta elección es totalmente injusta, un inocente castigado en lugar de un culpable, y el culpable inmerecidamente exonerado de todo cargo y en libertad.


Pero esta injusticia fue una visualización práctica de la justicia de Dios.


Jesús murió en lugar de Barrabás, El sufrió el castigo que se merecía Barrabás, sin que éste tuviera que hacer algo especial, simplemente fue así.


Así es como funciona la justicia de Dios, humanamente la podemos considerar una “justicia injusta”, porque el inocente muere en lugar del culpable.


Pero gracias a esa aparente “injusticia”, humanamente hablando, es que podemos tener justicia, gracias a su muerte es que podemos tener vida.


Así como Barrabás no hizo nada para merecer su sustitución por Jesucristo en la cruz, y salió libre y sin cargos para continuar con su vida, nosotros también fuimos sustituidos por El en la cruz, sin tener que hacer nada para merecerlo, y sólo por esa muerte en la cruz es que podemos tener vida.


1 Pedro 3:18

18 Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu;


Jesús no se quedó muerto, su tumba permanece vacía, porque resucitó, pudo morir en nuestro lugar porque no había pecado en El, y por lo tanto no era merecedor de la muerte, por eso no pudo retenerle. Hch.2:24


Dios nos amó tanto que El mismo, en la persona de Su Unigénito Hijo, sufrió el castigo que nosotros nos merecíamos, para poder ser salvados de estar eternamente apartados de El.


Juan 3:16

16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.


Los seres humanos nos apartamos de Dios, y El en lugar de dejarnos separados de El eternamente, nos dá la posibilidad de volver a tener comunión con El, a través de su propia obra, sin que tengamos que hacer nada, como Barrabás.


Romanos 1:17

17 Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.


Dios nos justifica, y nosotros por fe podemos recibir su justicia, una justicia injusta vista humanamente, ya que recibimos una absolución inmerecida, ¡pero es una “injusticia” que nos hace justos!


Romanos 5:1


Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo;



CONCLUSION:


Espero que todos tomemos conciencia de la gran bendición de la justicia de Dios que, sin nosotros merecerlo, por su propia entrega y sacrificio hemos sido justificados sin tener que hacer nada, como Barrabas.


Y si aún no has recibido ese regalo de la justicia de Dios en tu vida, recíbelo hoy por la fe, y así como Barrabás fue liberado y continuó con su vida, porque Jesucristo tomó su lugar, así podrás vivir libre de la culpa y de la condenación que te separaban eternamente de Dios.


¡Recibe a Cristo, y su perdón, hoy en tu vida!!!


#Jesús #estudiosbíblicos #Juan #evangelio #Biblia #justicia #injusticia




5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo