ADAN Y JESUS


TEXTO: Juan 19:17-42 (RVR1960)


Crucifixión y muerte de Jesús

(Mt. 27.32-50; Mr. 15.21-37; Lc. 23.26-49)

17 Y él, cargando su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, y en hebreo, Gólgota;

18 y allí le crucificaron, y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio.

19 Escribió también Pilato un título, que puso sobre la cruz, el cual decía: JESÚS NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS.

20 Y muchos de los judíos leyeron este título; porque el lugar donde Jesús fue crucificado estaba cerca de la ciudad, y el título estaba escrito en hebreo, en griego y en latín.

21 Dijeron a Pilato los principales sacerdotes de los judíos: No escribas: Rey de los judíos; sino, que él dijo: Soy Rey de los judíos.

22 Respondió Pilato: Lo que he escrito, he escrito.

23 Cuando los soldados hubieron crucificado a Jesús, tomaron sus vestidos, e hicieron cuatro partes, una para cada soldado. Tomaron también su túnica, la cual era sin costura, de un solo tejido de arriba abajo.

24 Entonces dijeron entre sí: No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, a ver de quién será. Esto fue para que se cumpliese la Escritura, que dice: Repartieron entre sí mis vestidos, Y sobre mi ropa echaron suertes. Y así lo hicieron los soldados.

25 Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofas, y María Magdalena.

26 Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo.

27 Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.

28 Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese: Tengo sed.

29 Y estaba allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja, y poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca.

30 Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.

El costado de Jesús traspasado

31 Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo (pues aquel día de reposo era de gran solemnidad), rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí.

32 Vinieron, pues, los soldados, y quebraron las piernas al primero, y asimismo al otro que había sido crucificado con él.

33 Mas cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas.

34 Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua.

35 Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis.

36 Porque estas cosas sucedieron para que se cumpliese la Escritura: No será quebrado hueso suyo.

37 Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron.

Jesús es sepultado

(Mt. 27.57-61; Mr. 15.42-47; Lc. 23.50-56)

38 Después de todo esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, pero secretamente por miedo de los judíos, rogó a Pilato que le permitiese llevarse el cuerpo de Jesús; y Pilato se lo concedió. Entonces vino, y se llevó el cuerpo de Jesús.

39 También Nicodemo, el que antes había visitado a Jesús de noche, vino trayendo un compuesto de mirra y de áloes, como cien libras.

40 Tomaron, pues, el cuerpo de Jesús, y lo envolvieron en lienzos con especias aromáticas, según es costumbre sepultar entre los judíos.

41 Y en el lugar donde había sido crucificado, había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el cual aún no había sido puesto ninguno.

42 Allí, pues, por causa de la preparación de la pascua de los judíos, y porque aquel sepulcro estaba cerca, pusieron a Jesús.


INTRODUCCION:


Este es un pasaje que solemos leer mucho en Semana Santa, por el tema que trata, incluso en la TV se emiten películas sobre la crucifixión de Cristo en esa época del año, y parece que nos acordamos de este acontecimiento sólo una vez al año.


¡Aunque, curiosamente, toda la Biblia se centra en la muerte y resurrección de Cristo!


La muerte de Cristo y su resurrección son tan importantes que Jesús mismo nos mandó a hacer memoria de esto a través de los símbolos del pan y el vino. 1 Cor.11:26


¿Por qué tuvo que morir Jesús?


Muchas veces me he hecho esta pregunta, si Dios es Todopoderoso, ¿no podía con sólo una palabra suya cambiarlo todo?


Desobediencia


En el libro de Génesis se nos relata que el hombre desobedeció a Dios, y debido a esto quedó separado para siempre de Su presencia. Gen.3


Consecuencias


Esa elección de los seres humanos tuvo consecuencias eternas, y tan profundas que no había nada que fuera posible hacer por un ser humano para reestablecer esa separación entre Dios y los hombres.


Los seres humanos habían muerto espiritualmente para siempre, el pecado entró al mundo y satanás tomó el control haciéndose el príncipe de este mundo. Ef.2:2


Las consecuencias de lo que hizo el hombre fueron tan graves, que Dios mismo a través de su Unigénito Hijo, tuvo que bajar a este mundo, despojándose de Su Gloria, para ofrecerse en sacrifico en nuestro lugar, y cumplir con la justicia de Dios, ya que se había transgredido un decreto de Dios. Fil.2:6-8


No había otra forma posible.


El decreto es:


Ezequiel 18:4

4 He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá.

El que peca, muere.

Dios le advirtió a Adán que no le desobedeciera porque sino moriría. Gen.2:17

El hombre por su orgullo y soberbia, desobedeció a Dios y murió, tal como El se lo había advertido, una muerte espiritual eterna.


Adán


Y dice:

Romanos 5:12

12 Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.


Adán dejó entrar al pecado en el mundo, y eso hizo que todos estemos condenados con la muerte espiritual, que es la separación eterna de Dios.


Por eso, ¿le echamos la culpa a Adán y nos enfadamos con el?


Adán nos representa, él es un ser humano igual que cualquiera de nosotros, y si hubiéramos estado en su lugar, seguramente hubiéramos hecho lo mismo.


Cuántas veces nosotros mismos le cuestionamos cosas a Dios, así como lo hizo Adán, y cuantas veces decidimos hacer lo que nosotros queremos porque nos parece mejor que lo que Dios nos manda, incluso a veces le decimos a Dios lo que debería hacer, recordemos que somos seres humanos, somos Adán, la culpa no es de él solamente, es de todos nosotros.


En realidad, debemos identificarnos con él, y con su error, y arrepentirnos de nuestros pecados.


Entonces, ¿por qué Dios creó a los seres humanos si sabía que se separarían de El?


Dios tiene conocimiento de todo lo que va a pasar, precisamente porque va a pasar.


Dios sabía que el hombre lo iba a traicionar, porque eso era lo que iba a pasar.


Más o menos este ejemplo nos puede ayudar a entenderlo: todos sabemos que algún día vamos a morir, y eso es así porque un día hemos nacido, y eso es así y va a suceder.


Las profecías


El mismo ofreció la solución y lo anunció a través de los profetas en Las Escrituras a lo largo de la historia.


A través de Las Escrituras, se profetizó la llegada del Mesías, (el Cristo), que vendría a poner fin a esta situación. Jn.5:39


En la Biblia continuamente leemos: “para que se cumpliese la Escritura sucedió esto o aquello”, incluso en este pasaje, la crucifixión del Mesías, ya es de por sí el cumplimiento de lo anunciado en las Escrituras, (Isaías, Salmos, etc.), y Juan también nos indica detalles que se encontraban específicamente indicados sobre ese acontecimiento. v.24,36,37


Pero no quiere decir que se hicieron las cosas para que se cumpliesen, sino que Las Escrituras anunciaron lo que iba a suceder, acontecimientos que sí o sí sucederían, y algunos incluso sucederán en el futuro. Hay sucesos profetizados tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento que aún no han pasado, pero que a su debido tiempo sucederán.


Jesús


Jesús, voluntariamente sufrió la muerte en la cruz, y se entregó para morir por nuestros pecados, Ef.5:2, no lo hizo para que se cumpliese La Escritura, sino que las profecías lo anunciaron porque así sucedería.


Jesús no fue la única persona crucificada de la historia, era una práctica común de ajusticiamiento del Imperio Romano, incluso en este pasaje se nos dice que, a ambos lados de Jesús, ese día crucificaron a otros dos presos condenados a muerte. v.18


Pero el único crucificado que cambió la historia de la humanidad, tanto a nivel terrenal, como a nivel espiritual, fue Jesucristo.


Adán y Jesús


Romanos 5:18-19

18 Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida.

19 Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos.


Adán introdujo el pecado y la muerte, pero Jesucristo quitó la condenación para poder tener vida.


Una decisión


Así como Adán tomó una decisión de desobedecer y separarse de Dios y morir eternamente, nosotros tenemos que tomar una decisión de obedecer y volver a Dios y vivir eternamente.


Romanos 10:8-10

8 Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos:

9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.


Testigo presencial


Juan era un testigo presencial, que nos dejó su testimonio escrito hace poco más de 2000 años, para que las generaciones posteriores pudieran conocer los hechos de primera mano. v.35


Jesús realmente estuvo muerto


Jesús murió ese día hace 2000 años, no se desmayó como dicen algunos. No fue necesario quebrarle las piernas porque ya estaba muerto. Cuando el soldado lo traspasó con la lanza, se aseguró de que no haya dudas de su muerte, v.34, luego fue puesto en una tumba, v.42, y permaneció allí tres días, una persona en las condiciones de tortura a las que fue sometido Jesús, no podría haber sobrevivido tres días encerrado en una cueva, porque así eran los sepulcros de la época, cuevas húmedas y frías con una única entrada tapada por una gran piedra.


Aunque parecía que todo había acabado ahí, en realidad ese era el verdadero comienzo, como veremos en el siguiente capítulo. Jn.20


Todos nosotros cuando morimos ya no podemos regresar de la muerte, incluso aquellos que han resucitado de la muerte, (como Lázaro, por ejemplo) luego vuelven a morir algún día, es nuestro destino, debido a la condenación que pesa sobre los seres humanos. Sólo Jesucristo pudo regresar de la muerte para siempre, porque en El no había pecado y por eso pudo morir en nuestro lugar, y como la muerte no podía retenerle, porque El mismo no la merecía, resucitó, para que un día nosotros también resucitemos para siempre. Hech.2:24


¿Tu estas muerto?


Obviamente físicamente no, aunque sabemos que todos vamos a morir algún día. Pero espiritualmente de una manera u otra todos morimos, si queremos vivir tenemos que morir a nosotros mismos, y si no lo hacemos permanecemos muertos en nuestros pecados, separados de Dios eternamente.


Dijo Jesús:


Juan 12:25

25 El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará.


Si todavía no has muerto a ti mismo, clavado en esa cruz junto con Cristo, todavía estás muerto en tus pecados.


Efesios 2:5

5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),

Muere a ti mismo y acepta la vida que hay en Cristo, El te la da como un regalo, por gracia.


¡El resucitó y por su resurrección es que nosotros podemos tener vida!!!


CONCLUSION:


Jesús murió en una cruz, por ti y por mí, y resucitó para darnos vida, recibe ese regalo precioso que es una vida verdadera en El, hoy es el día, no lo dejes para después, ríndete a El y deja que sea el Rey en tu vida, porque no sólo es el Rey de los judíos como escribió Pilato, sino que es el Rey de reyes, el que manda sobre todo y todos, y el Señor en la vida de aquellos que le han aceptado.


Y si ya le has recibido vive una vida que honre esa fe que has depositado en el Hijo de Dios que dio su vida por ti, vive acorde a tu gran Rey.



#Jesús #estudiobíblico #Juan #evangelio #Biblia #AdanyJesús






4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo