Hágase tu voluntad

Se llevó consigo a Pedro, Jacobo y Juan, y comenzó a entristecerse y angustiarse. Les dijo: «Siento en el alma una tristeza de muerte. Quédense aquí, y manténganse despiertos». Se fue un poco más adelante y, postrándose en tierra, oró que, de ser posible, no tuviera que pasar por ese momento. Decía: «¡Abba, Padre! Para ti, todo es posible. ¡Aparta de mí esta copa! Pero que no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú». Marcos 14:33-36

Quien haya estado alguna vez en el sitio del Getsemaní no podrá olvidar dicho momento. Sobre la ladera del Monte de los Olivos hay una bellísima basílica, la Iglesia de Todas las Naciones, que en su interior alberga la llamada roca de la agonía que rememora el lugar en el que Jesús soportó la angustia más terrible que podamos imaginar. Fuera de la basílica hay unos olivos muy antiguos, que posiblemente fueran testigos de aquella noche oscura de nuestro Salvador. Hace unos años, inspirado por la experiencia vivida en ese lugar, escribí los siguientes versos (pueden cantarse con la melodía Aus Tiefer Not): La noche cae sobre ti / La luz huyó de tu alma / Amarga copa merecí / Y tú debes tomarla / ¿Por qué, Jesús, soportas tú / Sufrir así por mi salud? / ¡Amor inexplicable! Tristeza y muerte en derredor / Del sueño soy vencido / Mi carne débil se entregó / Ya viene tu enemigo / Cual un león resistirás / La muerte no rehusarás / ¡Amor inexplicable! La santa voluntad de Dios / Yo quebranté mil veces / Mi cruel maldad te condenó / Sufrir tú no mereces / En honda angustia aceptarás / Beber el cáliz de maldad / ¡Amor inexplicable! Jesús, cordero y redentor / Tu hora ya ha llegado / El enemigo y el traidor / Tu muerte han arreglado / Resuelto vas, y en el altar / Por mí la vida entregarás / ¡Amor inexplicable! Amado Padre: que en momentos de gran oscuridad yo pueda decir junto a Jesús «no entiendo, pero confío». Amén Para reflexionar: * ¿Alguna vez has sentido una angustia inexplicable? * ¿Has acompañado a alguien en profunda angustia? * ¿Qué actitud o conducta nuestra podría honrar la angustia sufrida por Jesús? Rev. Antonio Schimpf



29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo