top of page

Devocional "La escena de la Natividad" 4 días de Navidad Día 4


Mateo 2:1-12

Reina-Valera 1960

La visita de los magos

Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle. Oyendo esto, el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él. Y convocados todos los principales sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo. Ellos le dijeron: En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta:

Y tú, Belén, de la tierra de Judá,

No eres la más pequeña entre los príncipes de Judá;

Porque de ti saldrá un guiador,

Que apacentará[a] a mi pueblo Israel.

Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos, indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella; y enviándolos a Belén, dijo: Id allá y averiguad con diligencia acerca del niño; y cuando le halléis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore. Ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño. 10 Y al ver la estrella, se regocijaron con muy grande gozo. 11 Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra. 12 Pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.



El último grupo representado en el pesebre son los sabios o magos. Estos eran probablemente astrónomos de una fe no judía que vieron la estrella aparecer en en cielo la noche del nacimiento de Jesús. Sabían que este evento profetizaba un cambio cósmico en el mundo. Viajaron para encontrar el origen de este evento y posiblemente escucharon acerca de las nuevas del nacimiento de Jesus. Así que fueron al rey Herodes porque querían conocer a este nuevo rey para honrarlo y adorarlo.

Herodes, el entonces rey de Israel nombrado por los romanos, no estuvo muy contento de oír acerca de esta amenaza a su reino. Esta es la diferencia entre Herodes y los magos: donde Herodes vió una amenaza, los magos vieron esperanza. Herodes vio a Jesús, no como a un Salvador que podía rescatarlo, sino como alguien que amenazaba su control sobre Israel y su propia toma de decisiones. Herodes era usado para ser el que daba órdenes y hacía reglas. No quería obedecer al Hijo De Dios. Pero a pesar de que los magos no fueron criados para adorar a Dios, sabían que el nacimiento de Jesús representaba algo poderoso y maravilloso, vieron esperanza y sintieron gozo cuando oyeron las nuevas acerca de Jesus.

Nuestras propias vidas se encuentran con la misma opción. Cuando escuchamos hablar de Jesús y entendemos el evangelio, Él se convierte en nuestro salvador y nuestro rey. Eso significa que estamos renunciando nuestro propio control de tomar decisiones para nuestras vidas. Ahora vivimos nuestras vidas enfocados en el Rey, no en nosotros. Así que la pregunta es, ¿eres como Herodes? ¿Ves a Jesús como una amenaza? ¿O eres como los magos, que vieron a Jesús como una esperanza para sus vidas?



Preguntas de Reflexión:

¿Por qué crees que los magos estaban dispuestos a viajar tan lejos para encontrar a Jesús?

¿En qué áreas de tu vida tienes luchas para ceder el control en tu caminar con Jesús?

¿Ves a Jesús más como una amenaza o como una esperanza para tu vida?


Youth Commission International





16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page